cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Noticias

23 Enero 2020
| Seminarios |

Se realizó Seminario “Un aumento inmediato de pensiones”

Se realizó Seminario “Un aumento inmediato de pensiones”

Con el objetivo de aportar a la discusión de la reforma de pensiones, el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas organizó el seminario “Un aumento inmediato de pensiones”. La actividad fue inaugurada por el director de Clapes UC, Hernán de Solminihac.

En la actividad expuso el profesor Salvador Valdés, Investigador de Clapes UC y profesor del Instituto de economía de la UC, presentando una propuesta para ampliar el pilar no contributivo de la política nacional de pensiones. Definió como meta aumentar en $100 mil al mes las pensiones de la clase media ya pensionada, con un suplemento no contributivo, de efecto inmediato y aplicación permanente. Sin embargo, sostiene que lograr eso requiere superar tres desafíos: (1) proteger el empleo formal de calidad, es decir con seguridad social; (2) que el financiamiento del suplemento resista al inminente envejecimiento, proceso que más que duplicará el gasto agregado aunque el apoyo a cada persona mayor se mantenga fijo; y (3) diseñar el suplemento de pensión de modo que reconozca que ya se aumentó la pensión básica en 50% y también el Aporte Previsional Solidario (por medio de elevar la PMAS en 50%). Se ofrecen soluciones a estos tres desafíos.

Respecto al primer desafío, Salvador Valdés propone un método de financiamiento nuevo, que sólo necesita elevar la cotización del empleador en 1,52 puntos porcentuales. Consiste en crear una sobretasa al Impuesto Global Complementario (impuesto a la renta personal), con la misma tasa, con una diferencia: la cotización que los empleadores pagan en nombre de los trabajadores con empleo formal, es considerada como prepago, de modo que el trabajador no paga impuesto. En cuanto al desafío de gestionar el envejecimiento, propone 4 medidas a implementar gradualmente: crear fiscalización pública preventiva de la obligación de cotizar, eliminar exenciones legales por medidoe crear ingresos imponibles presuntos para que coticen lotrabajadores por cuenta propia que requieren de permisos para desempeñarse, autorizar al Consejo de Administración de Seguros Sociales (CASS) a elevar gradualmente la edad de inicio de los beneficios, y delegar al CASS la tarea de fijar el reajuste del beneficio d emodo de asegurar sostenibilidad. También muestra como diseñar el suplemento de pensión reconociendo el aumento de 50% en la pensión básica, de modo armónico con el subsidio APS.

Primero comentó José Ramón Valente, ex ministro de Economía y actual Presidente de Fundación Chile. Indicó que la propuesta de S. Valdés muestra un camino para dotar de factibilidad política al aumento de impuestos a la renta requerido para financiar el aumento de pensiones – y quizá otras transferencias públicas – que las autoridades han acordado. Sin embargo, advierte que, si los chilenos no se comprometen más con el país, este camino tampoco tendrá éxito. Sugiere que ese compromiso está en duda por la excesiva evasión, tanto del IVA (21% en 2018), como del Transantiago (subió a 50% desde el 18 de octubre de 2019), el aumento en la morosidad del “tag” de autopistas y la masiva subdeclaración de sueldos en amplios sectores y regiones.

Segundo, comentó la ponencia Paula Benavides, economista y miembro del Consejo Fiscal Autónomo. Ella sostuvo que la reforma de pensiones que se necesita no se limita a crear un suplemento no contributivo nuevo por $100 mil al mes que provea dignidad por medio de un piso universal, pues también se requieren otros cambios en la parte contributiva de la política nacional de pensiones, que den más seguridad a la tasa de reemplazo y más redistribución. A continuación, enfatizó que, para lograr sostenibilidad del suplemento en el tiempo, apoya la propuesta de S. Valdés en cuanto a que el Consejo Administrador de Seguros Sociales eleve gradualmente la edad de inicio de los beneficios y sugirió que ojalá ese ajuste se extienda a los demás pilares de la política de pensiones. Respecto al reajuste del beneficio, le parece conveniente conservar discreción para evitar la prociclicalidad propia de los reajustes según remuneraciones promedio. En cuanto al diseño del suplemento de pensión, propone agregar un piso positivo y le parece conveniente que el monto del suplemento crezca con el esfuerzo contributivo de cada uno.

Puedes descargar las presentaciones aquí:

Salvador Valdés

José Ramón Valente

Paula Benavides