cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

Seguridad vial: una inversión país

Para numerosas personas los feriados se han convertido en sinónimo de vacaciones, descanso y viajes. Este año durante semana santa se registraron 740 accidentes viales, 595 lesionados y 21 fallecidos a nivel nacional, cifra superior para la misma fecha en 2018. Las principales causas de fatalidades se deben a la imprudencia del peatón (33%), pérdida de control del vehículo (20%), desobediencia a la señalización (20%) y el resto se compone por causas no determinadas, drogas y/o fatiga, velocidad imprudente y zonas de trabajo.

Enfrentamos un problema global. Según la OMS, en el mundo fallecen más de 3.000 personas al día como consecuencia de accidentes viales. Estos accidentes no solo tienen costos humanos, sino que también económicos, costo estimado en torno al 2% del PIB nacional (Conaset, 2017).

Múltiples esfuerzos se han realizado por parte de entidades públicas y privadas para reducir la cantidad de accidentes, tarea no sencilla cuando se considera el gran parque automotriz -que alcanzó 28,3 vehículos por cada 100 habitantes en 2017-, el lento avance en diferentes medios de transporte, en el diseño y construcción de rutas alternativas a las principales vías del país, y la falta de cultura vial.

Lograr un alto estándar en seguridad vial requiere mayor inversión en sistemas e infraestructura. Parte de los US$1.806 millones que MOP destinó a proyectos de concesiones viales que serán llamados a licitación en 2019, deben ser destinados a gestión del tránsito, sistemas y tecnologías como el “Free Flow” e infraestructura que permita avanzar en reducción de accidentes.

Un aspecto relevante a considerar durante estas fechas de alta demanda vehicular, es reducir al mínimo las zonas de trabajo en rutas, y aquellas que no se puedan posponer deben ser señalizadas apropiada y anticipadamente.

Además, medidas educativas y formativas en cultura vial debieran ser incorporadas a temprana edad. La OMS señala que “en Chile al igual que en el resto del mundo, los accidentes de tránsito son una de las principales causas de mortalidad, sobre todo en la población joven entre 15 y 29 años”. El desarrollo del país, de su infraestructura y de su población debe estar acompañado de conocimiento y cultura para su correcta utilización y progreso.

Además de mejorar las medidas específicas para estas fechas, debemos avanzar en tener una red vial redundante y adoptar medidas de autocuidado, responsabilidad y transitar con precaución de forma permanente y no únicamente en los feriados.

Columna publicada por Pulso