cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

Incertidumbre hecha en casa.

Incertidumbre es una palabra de uso corriente en el lenguaje cotidiano para denotar la falta de certeza o duda sobre algo. En economía, el concepto fue precisado por el economista de la Universidad de Chicago Frank Knigth.

Knigth distinguió entre riesgo e incertidumbre. Una situación de riesgo ocurre cuando los eventos o resultados son conocidos, pero tienen cierta probabilidad de ocurrencia, no hay certeza. Por ejemplo, lanzar una moneda al aire tiene riesgo, puede resultar una cara con probabilidad ½ o bien sello con igual probabilidad. En una situación de incertidumbre las probabilidades son desconocidas y, en ocasiones, no hay pleno conocimiento incluso de los posibles eventos.

El contexto de la economía chilena, después del estallido de violencia del 18/O, puede caracterizarse como de incertidumbre. El episodio de violencia inicial, ni su prolongación en el tiempo estaban en la bitácora de la ruta al desarrollo. La incertidumbre radica en el hecho que se ha validado la violencia como instrumento para lograr cambios en la sociedad, lo que (aún) cuenta con cierto apoyo ciudadano y el aval de algunos políticos. Una vez instalada esta fuente de inestabilidad, no es claro cuándo y con qué intensidad puede volver a ocurrir un episodio de violencia. El último impidió el desarrollo normal de la PSU.

Por otra parte, el acuerdo de una nueva constitución partiendo de una “hoja en blanco” también introduce incertidumbre. Si triunfa la opción apruebo en el plebiscito, las dos alternativas que se abren: Convención Constitucional (Asamblea Constituyente) y Convención Mixta Constitucional son procedimientos desconocidos. En el pasado reciente, todas las reformas constitucionales fueron hechas en el Congreso de acuerdo con el procedimiento establecido en la Constitución vigente. En esta ocasión, no sabemos quiénes serán los constituyentes, cuál será su nivel de preparación para tamaña tarea, que ideas se discutirán, harán un análisis serio y riguroso, incluyendo la experiencia de otros países, o defenderán consignas. Asimismo, aun cuando la regla de los 2/3, que todavía acepta más de una interpretación, exige acuerdos para las ideas que prevalezcan en la constitución, no sabemos cómo será el texto final, ¿cambiarán las “reglas del juego” significativamente? Por último, tanto en el plebiscito de entrada y salida conocemos los resultados posibles, pero no sus probabilidades.

La incertidumbre afecta la economía de varias formas. En primer lugar, las empresas posponen proyectos de inversión, contratación de trabajo y aumentos de producción. Las familias reducen el consumo y aumentan el ahorro precautorio para hacer frente a caídas en el ingreso. La incertidumbre también eleva el costo de financiamiento para las empresas y hogares. En resumen, en un contexto de incertidumbre la economía se desacelera, siendo posible una recesión.

En principio, si la incertidumbre se disipa los efectos sobre la economía debieran ser transitorios, generando sólo fluctuaciones cíclicas. Sin embargo, al verse afectada la inversión y productividad, los efectos pueden tener un carácter permanente, impactando negativamente el crecimiento de tendencia.

La construcción de índices que, a partir de artículos de prensa, miden la percepción de incertidumbre, ha permitido hacer análisis empírico. Los resultados para distintos países, incluido Chile, respaldan un efecto negativo de la incertidumbre sobre inversión, consumo, empleo y actividad económica.

Luis Felipe Lagos M.

Investigador ClapesUC y consultor