cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

Covid-19 en Chile: avances y riesgos del desconfinamiento

Chile ha enfrentado una primera ola de contagios de Covid-19 muy intensa, que hasta la fecha totaliza más de 400 mil contagiados y más de 11 mil fallecidos. En el peak alcanzado a mediados de junio se registraron más de 300 casos diarios por millón de habitantes, lo que equivale a más de tres veces el máximo de contagios de Italia y prácticamente el doble del máximo de España. Si bien el sistema de salud pasó días de gran estrés en mayo y junio, este soportó de buena forma el momento de mayor presión y eso es algo que debemos reconocer a los equipos a cargo de la gestión y, por supuesto, al personal de salud.

En los dos meses posteriores que siguieron al peak de contagios en Chile, se produjeron mejoras muy importantes en la evolución de la pandemia, lo que se vio reflejado en la reducción del número de contagios diarios, del número de fallecidos, de la positividad de los exámenes PCR realizados y de la presión sobre el sistema de salud. Todo esto ocurrió en un contexto en que se incrementó el número de exámenes realizados y se realizaron importantes esfuerzos por mejorar la trazabilidad y el aislamiento de los pacientes.

Cabe preguntarse si las mejoras observadas hasta la fecha son suficientes para levantar las restricciones a la movilidad y avanzar en el retorno de la actividad económica. En Clapes UC identificamos cinco criterios para avanzar hacia una apertura segura de la economía, cuya evolución revisamos semanalmente: (i) la reducción en una y dos semanas del número de contagios; (ii) los contagios diarios por millón de habitantes; (iii) los test PCR por millón de habitantes; (iv) la positividad de dichos exámenes y (v) la utilización de camas UCI.

Partiendo por lo positivo, hemos destacado el aumento de los exámenes que, en todas las regiones, excepto en La Araucanía y en Los Ríos, superan el umbral de 1.000 diarios por millón de habitantes. Este aumento del número de exámenes es positivo, porque es la única forma de conocer el real alcance de la enfermedad, y porque, además, según hemos mostrado empíricamente, permite reducir la probabilidad de una segunda ola. Además, se ha reducido la positividad de los exámenes a nivel nacional desde 25% a fines de junio hasta menos de 7%, aunque con heterogeneidad entre regiones. La positividad es inferior al umbral de 5% en la Región Metropolitana y entre La Araucanía y Aysén. Por último, la reducción de los contagios diarios desde el peak ha reducido la presión sobre el sistema de salud, lo que se ve reflejado en la menor utilización de camas UCI.

Pese a esas mejoras, durante las últimas semanas hemos visto un leve aumento en la presión sobre el sistema de salud, mientras que el número de contagios diarios por millón de habitantes se ha estabilizado en torno a 90, cifra que, si bien es muy inferior al máximo de mediados de junio, aún es superior a los peaks de contagios alcanzados en países como Alemania y Francia. La evidencia disponible revela que las reaperturas preliminarmente exitosas en Europa se han producido, en promedio, con 20 contagios diarios por millón de habitantes. En nuestro país solo tres regiones tienen menos de 40 contagios diarios por millón de habitantes: la Araucanía, los Ríos y Aysén.

Para iniciar una reapertura de forma segura, esto es, con una baja probabilidad de que se produzca una segunda ola o con una segunda ola de baja intensidad en caso de que esta se produzca, los contagios diarios por millón de habitantes deben bajar significativamente de 40. Conseguida esta reducción de contagios, la probabilidad de una segunda ola dependerá de la estrictez de las medidas que se mantenga. Esto no quiere decir que no sea posible avanzar de forma gradual en el levantamiento de las restricciones a la movilidad como está ocurriendo en Chile, sino que este proceso debe hacerse con máxima precaución, manteniendo medidas de distanciamiento social y autocuidado, toda vez que el virus, lejos de desaparecer, sigue contagiando a más de 1.700 personas y quitándole la vida a cerca de 50 chilenos diariamente.

Hermann González
Coordinador Macroeconómico en CLAPES UC

Visualizar Columna en Fuente