cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

La tradición vial de Fiestas Patrias

Una vez más nos encontramos ad portas de la celebración del aniversario de la Primera Junta Nacional de Gobierno de Chile, fecha en que resaltan la “chilenidad” —identidad nacional—, nuestras tradiciones típicas y también, lamentablemente, el número de tragedias viales, un aspecto fundamental a considerar cuando nos disponemos a disfrutar de esta festividad.

Es común que se asocie un 18 de septiembre con una empanada, un asado o una bebida alcohólica, productos que sin duda adquieren una mayor demanda durante este mes. Según la OMS (2018), el consumo de alcohol en Chile llegaba a 9, 3 litros per cápita en 2016. Pero, ¿qué sucede en estos días con la cultura de los conductores, la de los peatones y la seguridad vial en general?

El año 2018, durante los seis días de la festividad fallecieron 36 personas, y otras 884 resultaron lesionadas producto de accidentes de tránsito, con un total de
1. 332 siniestros. Las dos principales causas reportadas fueron la imprudencia del peatón (36%) y la velocidad imprudente y pérdida de control del vehículo (33%). Según la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset, 2018), el 5% de los fallecidos fue por causas relacionadas con la presencia de alcohol en el conductor.

Sin duda alguna, la Ley Tolerancia Cero (2012) y la Ley Emilia (2014) ayudaron a reducir la cantidad de fallecidos por causas relacionadas con la conducción con ingesta etílica, restringiendo el consumo y elevando las sanciones. Un gran avance, para reducir los accidentes viales que, además de tener costos humanos, poseen importantes costos económicos —estimados en torno al 2% del PIB nacional (Conaset, 2017)— y sociales.

Algunas formas de prevenir la ocurrencia de accidentes podrían ser reforzar las medidas educativas y formativas de conducción en general y desde edades tempranas, con una comunicación eficaz y eficiente, y con mensajes de prevención dirigidos a los distintos segmentos. Asimismo, habilitar controles en lugares de esparcimiento, como fondas u otros espacios de reunión; fomentar el uso de conductores designados, y facilitar medios de transporte seguros y certificados, entre otras medidas.

Los accidentes de tránsito son fenómenos multicausales y por lo tanto requieren de la colaboración de múltiples sectores para encontrar soluciones. Sin embargo, el esfuerzo principal y mayoritario debe ser de los propios peatones y conductores, adoptando medidas de autocuidado y responsabilidad, y transitando con precaución de forma permanente.

Hagamos entre todos que estas Fiestas Patrias de 2019 terminen con la tradición de tragedias viales y sean el punto de partida para mantener una cultura vial permanente.Los accidentes viales, además de costos humanos, poseen importantes costos económicos, estimados en torno al 2% del PIB nacional.