cerrar flex-next flex-prev icon-excel icon-facebook icon-flickr-gray icon-flickr icon-fullscreen icon-gal-next icon-gal-prev icon-ham icon-instagram icon-less-blue icon-less icon-linkedin icon-lupa icon-mail icon-menu icon-more-blue icon-more icon-reader icon-share icon-twitter play

Columnas

A dos años del nuevo sistema electoral: Una evaluación de cara al proceso constituyente

CLAPES UC coorganizó un interesantísimo webinar en el que Patricio Zapata y Lucas Sierra, destacados constitucionalistas, evaluaron el funcionamiento de nuestro sistema electoral en el contexto de un régimen presidencialista.

Dado el ánimo constituyente en el que nos encontramos inmersos, la discusión pendiente respecto a nuestra institucionalidad es una oportunidad para evaluar la necesidad de reformas profundas al sistema político vigente.

A partir del año 2017 nuestro sistema pasó de un régimen presidencialista con dos grandes bloques de partidos, consecuencia del sistema binominal, a uno presidencialista con muchos partidos políticos –actualmente, producto del sistema electoral proporcional, tenemos 17 partidos representados por 150 diputados y 43 senadores, los que pronto pasarán a 50–.

La evidencia empírica indica que un régimen presidencialista combinado con un sistema parlamentario electo por mecanismos proporcionales – lo que genera dispersión de la representación política, dando espacio a minorías poco representativas – pone en riesgo la estabilidad democrática. En otras palabras, los regímenes presidencialistas resultan ser más funcionales en contextos de dos grandes bloques de partidos, lo que no es nuestro caso.

De hecho, hemos sido testigos de la difícil relación existente entre el presidente Piñera y el Parlamento. El gobierno ha tenido dificultades para impulsar su agenda, mientras el Congreso ha levantado acusaciones constitucionales en números comparables a los experimentados por el presidente Allende.

¿Son estos hechos atribuibles a una interacción perniciosa entre nuestro sistema electoral y el de gobierno? Para nuestros invitados el sistema político es demasiado nuevo como para asignarle esa responsabilidad, lo que tampoco, en mi opinión, la descarta. Además, coinciden en que el escenario global de crisis también puede explicar en parte la situación.

Concordaron que es necesario fortalecer al Congreso, indicando que reformas como la baja de las remuneraciones y el límite a la reelección no eran recomendables y que no apuntaban a los problemas de fondo, como es la falta de competencia en el sistema político.

Lucas Sierra apuntó a la poca funcionalidad de sistemas electorales proporcionales en regímenes presidencialistas, recomendando evaluar avanzar hacia un sistema semi presidencial “a la francesa”, o a un sistema electoral con bloques de partidos mayoritarios. Patricio Zapata no está por un cambio del sistema de gobierno. Cree que el camino es fortalecer al Congreso y mantener el bicameralismo, aunque sin leyes de quorum, para que los gobiernos puedan impulsar su agenda con mayor facilidad. Dicha postura enfrenta el hecho de que para un gobierno con minoría parlamentaria es difícil reunir votos aún para obtener mayorías simples. Estas y otras consideraciones se encuentran disponibles en nuestro webinar al que puedes acceder en este link.

Felipe Álvarez G.
Coordinador Legislativo de CLAPES UC

Visualizar Columna en Fuente